Por el Cuarto Centenario de su Fallecimiento e Ingreso a la Gloria

Hay una conmemoración este año 2017 que, particularmente los peruanos, no debemos dejar pasar inadvertida: El 4° centenario del fallecimiento e ingreso a la Gloria de Santa Rosa de Lima. Isabel Flores de Oliva, nombre de bautismo de nuestra santa, nació en Lima el 20 de abril de 1586. Desde muy niña se consagró totalmente a Jesús por medio de la Santísima Virgen María. Llevó una vida ejemplar dedicada a la oración, al trabajo y a la penitencia. Bordaba maravillosamente y escaló las cúspides más altas de la vida espiritual. No fue monja de claustro, sino terciaria dominica, es decir una laica que vivió su consagración a Dios en el mundo. El Señor le concedió numerosos privilegios; entre otros, hablaba familiarmente con nuestro Señor Jesucristo a quien desposó místicamente. Murió en Lima, el 24 de agosto de 1617. Su entierro fue multitudinario y su fama de santidad aún mayor. El 2 de abril de 1671, el Papa Clemente X la convirtió en la primera persona oriunda del continente americano en ser elevada a los altares. Santa Rosa de Lima es Patrona del Perú, de América y de las Filipinas.
Con ocasión de la celebración de este 4° centenario de la partida a la Casa del Padre de Santa Rosa de Lima, se viene desarrollando un Año Jubilar en su honor que lleva el lema “400 años intercediendo por tí” y en homenaje a ello se inició en mayo pasado una peregrinación de su Reliquias por todo el Perú. Con gran alborozo los piuranos tendremos también la bendición de poder venerar las reliquias de primer grado de Santa Rosa de Lima que llegan a nuestra Arquidiócesis del domingo 01 al lunes 02 de octubre, gracias al trabajo de la orden de los frailes dominicos de la Provincia de San Juan Bautista del Perú que está organizando el recorrido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.