Arzobispo ofrece Santa Misa por la Paz del mundo y por la Hermandad del Señor de los Milagros

Arzobispo ofrece Santa Misa por la Paz del mundo y por la Hermandad del Señor de los Milagros
Domingo, 15 de octubre de 2023
La mañana de hoy, una multitud de fieles cristianos y devotos, colmaron la Basílica Catedral de Piura, para participar de la Santa Misa en el Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario, la cual fue presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. La Eucaristía fue ofrecida especialmente en acción de gracias al Señor por el 75° Aniversario de Fundación de la «Hermandad del Señor de los Milagros de Piura» (HSMP). Asimismo, siguiendo el pedido del Papa Francisco, los piuranos se unieron en oración junto a nuestro Pastor para rogarle al Cristo de Pachacamilla por el fin de las guerras y por el don de la Paz en el mundo, principalmente en Ucrania y el Medio Oriente.
La Eucaristia fue concelebrada por el R.P. José Eddy Sandoval Purizaca, Parróco de la Parroquia San Miguel Arcángel – Basílica Catedral de Piura, y Asesor Espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros de Piura. Participaron además los Hermanos Cargadores de las nueve cuadrillas, las Hermanas Sahumadoras y las recientemente instituidas Hermanas Cantoras de la HSMP, quienes adoraron con sus melodiosas voces al Señor, acompañadas de un grupo de Hermanas Cantoras de la «Hermandad del Señor de los Milagros de Las Nazarenas», en Lima, quienes han venido a nuestra Ciudad con ocasión del inicio de los Solemnes Cultos al Señor de los Milagros en nuestra Iglesia particular. Todos estuvieron presididos por el Sr. Julio Montjoy Vilela, Mayordomo General de la Hermandad del Señor de los Milagros de Piura, quien estuvo acompañado de los integrantes del Directorio General de la Hermandad.
75° Años de la Hermandad del Señor de los Milagros de Piura
Durante su homilía, y dirigiéndose a los miembros de la HSMP, nuestro Pastor les dijo: “Queridos hermanos, así como el rey de la parábola envía a sus siervos a que vayan por los cruces del camino, para invitar al pueblo a la boda. También hoy el Señor los invita a ustedes a llevar con mucho fervor la Imagen bendita de su Hijo por todas las calles, plazas, cruces de caminos y distritos de nuestra querida Arquidiócesis, para que de esta manera ofrezcan a todos el don de la salvación y de la Paz que Dios Padre nos ofrece en su Hijo Crucificado, prueba del inmenso amor que nos tiene y en el cual encontramos caminos de esperanza y reconciliación personal y social”.