Windows 10 se resiste a alejarse de los smartphones: Huawei habilita su uso vía streaming

A estas alturas del mercado, podemos concluir que Windows 10 para móviles ha muerto. Microsoft anunció que cesaba el desarrollo, prácticamente la totalidad de fabricantes se han ido bajando del tren del sistema operativo de los de Redmond y sólo resta ver cómo las actualizaciones correspondientes al ciclo de vida de los últimos teléfonos llegan a su fin.
No parece que Microsoft tenga intención de traerlo de vuelta, pese a que apostaban fuerte por la convergencia, pero ha sido Huawei la que ha dado un curioso paso a través de su nube, la que ocupa espacio en sus servidores de China. El fabricante oriental permite, siempre a través de Huawei Cloud, que hagamos streaming de Windows 10 directamente a nuestro teléfono móvil. Lo de la experiencia es algo que habrá que analizar.
Windows 10 a distancia, listo para usarse
Como decíamos, Microsoft puso bastante empeño en desarrollar Continuum, el sistema por el que nuestro teléfono móvil era capaz de ejecutar una versión casi completa de Windows 10 que funcionase en pantallas externas. Conectábamos nuestro móvil con Windows 10 a un dock habilitado a tal efecto y todo cobraba vida. El ratón, el teclado, la pantalla. Teníamos un Windows 10 para trabajar con él en modo escritorio y que podíamos llevar en el bolsillo.
Otros fabricantes han ideado sistemas parecidos, como el Samsung DeX para Android, o la futura, o futurible, fusión entre Android y Chrome OS, aunque sobre esta última aún no está claro si habrá fusión como tal o si sólo se establecerá una compatibilidad casi total entre ambos sistemas, de forma que la transición de uno a otro sea casi transparente.
Huawei, sin embargo, ha decidido traer Windows 10 para móviles a la vida. O, mejor dicho, Windows 10 a secas. El fabricante chino ha habilitado Huawei Cloud para que sea capaz de ejecutar Windows 10 a distancia y enviarlo directamente a nuestro teléfono móvil. De esta forma sólo tendríamos que conectar nuestro teléfono a una pantalla externa, bien con cable o espejándolo por software, y tendríamos un ordenador a nuestra disposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *