Sechura, Nuncio Apostólico en el Perú presidirá misa de reapertura de iglesia San Martín de Tours

Tras cerca de dos años de minuciosos trabajos y para inmensa alegría de los miles de fieles católicos sechuranos y del Bajo Piura, todo se encuentra listo para que este domingo 17 de abril, desde las 10 de la mañana, se lleve a cabo la solemne reapertura de nuestra querida iglesia de San Martín de Tours de Sechura, que contará con la participación de las principales autoridades políticas, civiles y militares de nuestra Región, junto a los fieles del noble pueblo de Sechura que en esta fecha tan especial verán cumplido su más anhelado sueño, el de tener su iglesia restaurada. La remozada iglesia es uno de los templos más grande de nuestra Arquidiócesis y una verdadera joya arquitectónica de los tiempos de la Colonia.
La solemne Santa Misa de reapertura será presidida por S.E.R Monseñor James Patrick Green, Nuncio Apostólico en el Perú, y por nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. Al inicio de la celebración eucarística el Señor Nuncio procederá a abrir la Puerta Santa de la iglesia de San Martín de Tours, que ha sido designada por nuestro Arzobispo como una de las iglesias jubilares en la Arquidiócesis de Piura a lo largo de este Año de la Misericordia.
Cerca de 300 años de historia del templo más importante del Bajo Piura
La iglesia de San Martín de Tours de Sechura tiene una historia que se remonta a inicios del siglo XVIII y su devenir está íntimamente ligado a los acontecimientos naturales que a lo largo de los siglos han azotado y afectado a esa población. Se ubica frente a la plaza mayor de la ciudad de Sechura, sobre un área rectangular de 32 m de ancho por 72 m de largo. Sobre uno de los lados más cortos se levanta la fachada principal que mira hacia el norte. Además del ingreso en la fachada principal, el edificio cuenta con otras dos entradas en cada uno de los lados longitudinales.
La construcción del actual templo se inició en 1729, luego de que el antiguo fuera arrasado por la crecida del río el año anterior; a esta obra nueva se dedicó importantes recursos provenientes tanto de la autoridad española, como de la eclesiástica y del aporte de los pobladores. Con el esfuerzo de todos, se erigió una iglesia de importantes dimensiones, reconocida como una obra singular dentro del estilo de la arquitectura virreinal, destacando su amplia planta en forma de cruz latina, el retablo mayor y los altares que adornan las naves laterales. La documentación es bastante precisa y permite saber, por ejemplo, que la campana mayor ubicada en la torre del Evangelio, fue donada por quien fuera el vicario, don Roque Rodríguez de Arenas en 1745 y que desde sus inicios, se privilegió una fachada de estilo barroco mestizo, adornada con columnas salomónicas.
La consagración del templo tuvo lugar el 30 de mayo de 1778, con asistencia del entonces arzobispo de Lima Monseñor José Pedro Barroeta, no obstante el retablo del altar mayor es posterior pues se debe al interés y apoyo del obispo Baltasar Jayme Martínez de Compañón y Bujanda, notable personalidad de la historia eclesiástica del Perú, quien siendo obispo de Trujillo, realizó una visita pastoral a toda su diócesis, que incluía por entonces a Piura, y en 1783 otorgó los fondos para la elaboraciel baluarte iones y de una histremergencia que agravaraon el estado del temploeveras lluvias que tuvo que soportar en 1982 y 83.ón de dicho retablo, contratando al artista quiteño Francisco Javier Cruz, las tallas de dicho altar.
El territorio sechurano ha sufrido severos terremotos y no pocos daños por efecto de los diversos episodios del Fenómeno del Niño, y esos hechos han quedado de manifiesto en la iglesia, que lleva las huellas de terremotos, inundaciones, reconstrucciones y en una historia en la que la fe del pueblo y la generosa presencia de mecenas y donantes, así como el interés de las hermandades y cofradías, han permitido que una y otra vez, este monumento religioso se levante y se erija como el símbolo de la ciudad y el baluarte de la piedad popular de los sechuranos.
Se sabe, por ejemplo que en 1814 un severo terremoto trajo abajo la cúpula mayor; que en 1912 y luego en 1928, otros sismos afectaron gravemente la estructura del templo y a ello se agrega la intensidad de las severas lluvias que tuvo que soportar a lo largo de los años y en especial en 1982 y 83, lo que obligó a tomar acciones se emergencia que agravaron la ya débil estructura del templo.
El 14 de marzo de 2014, un violento terremoto seguido de contínuas réplicas significó un grave daño al monumento, quedando severamente afectada la torre de la Epístola, la estructura de la nave central y la cúpula principal que se desplomó casi en su totalidad.
Para ese momento y ante el estado de la iglesia, el Arzobispado de Piura había iniciado estudios y gestiones para intervenir el monumento que por razones de seguridad había sido clausurado. Fue entonces cuando se logró coordinar acciones y voluntades y gracias al aporte generoso de la Compañía Minera Miski Mayo, se inició la intervención en el templo, perimitiendo levantar importantísima información sobre el estado real del mismo y actuar con el apoyo de todos los medios y sistemas más modernos, a fin de restaurarlo, respetando lo más posible su originalidad a fin de devolverle al pueblo de Sechura, el templo de San Martín de Tours íntegramente intervenido a nivel estructural.
En este proceso, ha sido invalorable el aporte de la Compañia Minera Miski Mayo y en especial de su Director Presidente, el Sr. Claudio Basto, quien comprendió desde un primer momento la importancia simbólica e histórica de la iglesia de San Martín de Tours y el justo anhelo del pueblo de Sechura, por contar con su templo restaurado, seguro, lo que fuera encomendado al profesionalismo de los técnicos de la empresa RESTAURO SAC y a la supervisión de obra realizada por EMBAK Consultores EIRL.
Cabe destacar la voluntad y el seguimiento cercano que han tenido las hermandades y cofradías que ansiaban recuperar su espacio de culto y que durante muchos años fueron celosos guardianes no sólo de la tradición de su religiosidad local, sino de elementos importantes del templo como imágenes, altares, ornamentos y otros bienes que hoy lucen nuevamente en su tradicional templo.
El Arzobispado de Piura, renueva su gratitud a las autoridades de la Municipalidad Provincial de Sechura, al Ministerio de Cultura, a la Comunidad Campesina de San Martín de Sechura y al pueblo católico de esta provincia, por la colaboración prestada y hoy reabre este templo, para que sea eje de evangelización y de culto de una población que, como la sechurana, con paciencia y fe, supo esperar y acompañar el largo proceso de restauración que ahora concluye, con la presencia y bendiciòn de S.E.R Monseñor James Patrick Green, Nuncio Apostolico en el Perú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *