Santa Misa de Bienvenida a Nuestra Señora de las Mercedes de Paita

En la Parroquia Nuestra Señora del Rosario del Distrito 26 de Octubre, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V, Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa con ocasión de la llegada de la Sagrada Imagen de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita a nuestra ciudad, la eucaristía fue concelebrada por varios sacerdotes de la Vicaría Foránea de Piura, también participaron de la ceremonia el Sr. Práxedes Llacsahuanga Huamán, Alcalde del Distrito, acompañado de su plana de regidores y los trabajadores del municipio, asimismo estuvieron presentes los alumnos, personal docente, administrativo y padres de familia del Colegio Parroquial Nuestra Señora del Rosario..
Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio donde se plasma la escena de la visitación de Santa María a su prima Isabel (ver San Lucas1, 39-56), nuestro Pastor dijo: “Lo fascinante del Evangelio es que sigue sucediendo. Así como María visitó a Isabel hoy nuestra Madre Santísima nos visita a nosotros sus hijos de Piura y de 26 de Octubre en esta su peregrinación por nuestra Arquidiócesis. Y María nos visita para hacer con nosotros exactamente lo mismo que hizo con su prima, quien en su vejez había recibido de Dios la gracia de concebir a un hijo, a San Juan el Bautista: Ayudarnos en nuestras tareas cotidianas y darnos a Jesús, su divino hijo. Por eso acerquémonos estos días con confianza a nuestra Madre. Pidámosle que nos ayude en nuestras cosas de cada día, de repente con el esposo o la esposa, con los hijos o con los padres. Quizá con el trabajo que nos falta o no es suficiente para traer un pan digno a la mesa de nuestro hogar. O de repente con los estudios o con nuestros planes y proyectos para el desarrollo integral de nuestro Distrito de 26 de Octubre, o para pedirle que interceda por la curación de algún enfermo. Santa María, nuestra querida Mamita Meche, nos visita para también ayudarnos en nuestro día a día como lo hizo con Santa Isabel”.
“Pero no nos olvidemos -continuó nuestro Arzobispo- que hay un servicio mayor que María Santísima siempre realiza al visitarnos: Traernos a Jesús, darnos a su Hijo, que es el camino, la verdad y la vida, exhortándonos a la obediencia de la fe para con Él: «Haced lo que Él os diga». Así lo hizo en su visita a Isabel, por eso apenas saluda a su prima, Jesús que ya esté presente en sus entrañas virginales santifica a Juan el Bautista en el vientre de Isabel su madre saltando de gozo. Hermanos: Dejemos que en estos días de su peregrinación, María nos dé a Jesús para que así nuestros corazones salten de gozo, porque sólo Jesús llena la vida de alegría, esperanza, fortaleza y felicidad”.
“«Dichosa Tú que has creído». Son las palabras de Isabel a María. Sólo el que cree como María, es decir sólo aquel que le abre y adhiere el corazón a Jesús será feliz, será dichoso, encontrará la felicidad y la libertad en su vida. Queridos jóvenes: Si quieres ser feliz y encontrar el sentido de la vida, como María, sigue, cree, ama y espera en Cristo, el único capaz de colmar plenamente las ansias de plenitud que tiene tu corazón joven”.
Al concluir su homilía, Monseñor Eguren resaltó también que: “El encuentro de María con Isabel es el encuentro de dos embarazadas. María que lleva en su vientre a Jesús e Isabel a Juan el Bautista. Éste último salta de alegría en el vientre de su madre. De esta manera la escena de la Visitación nos habla del carácter inviolable de toda vida humana desde la concepción hasta su fin natural, y que el aborto debe ser siempre rechazado, porque toda vida es sagrada desde que es concebida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *