Ministro Fernando D´alessio asume el reto de resolver la crisis de salud en Piura

La historia de Justo Inga Ramos, un poblador de 56 años que vive postrado en su precaria vivienda y que debe ser cargado por su esposa y familiares para movilizarse por el inmenso arenal del asentamiento humano de Nuevo Pedregal, en el distrito de Cura Mori, en Piura, bien podría ser la radiografía viviente de la situación actual que padecen miles de damnificados por el Fenómeno El Niño costero. Como él, miles de pobladores salieron huyendo de las inundaciones que afectaron sus pueblos originarios y pasaron a quedarse entre los arenales.
A don Justo Inga sus brazos y piernas ya no le obedecen, debido al síndrome de Guillain-Barré (una enfermedad que afecta al sistema nervioso). Para colmo, tampoco podía recibir atención médica gratuita pues la última vez que trabajó con un contrato fue inscrito en EsSalud y perdió la cobertura al quedar desempleado. Sin embargo él seguía apareciendo como asegurado de esta entidad, lo cual le impedía acceder al Seguro Integral de Salud (SIS). Don Justo había perdido las esperanzas de ser atendido.
Grande fue su sorpresa cuando en medio de los arenales se instalaron el fin de semana las carpas del MINSA y fue el propio Ministro de Salud, Fernando D´Alessio y el mismo Jefe del SIS, Moisés Rosas, quienes lo atendieron. El primero motivándolo a confiar en los médicos y el segundo, tomando sus datos e inscribiéndole en línea en los registros del SIS.
“Juntos por tu Salud”, una campaña del Minsa, llevó la esperanza a Don Justo. Y con ello también el ejemplo de que a pesar de que los establecimientos de salud en esta región han colapsado ante la inmensa demanda de atención y la insuficiente capacidad en infraestructura, equipamiento (la mayoría dañada por El Niño Costero) y recursos humanos que impiden brindar una adecuada atención a la población, hay otras alternativas inmediatas para rescatar a las personas atrapadas por diversas enfermedades. La salud en las puertas de las humildes moradas de los damnificados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *