Ministra Bustamante: “El ciudadano debe ser el centro del trabajo articulado para el cierre de brechas”

Titular del Midis indicó que su sector realizará labor coordinada con otros ministerios, gobernadores y alcaldes para reducir los índices de pobreza.
El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis) fortalecerá el proceso de articulación con los diferentes niveles de gobierno (nacional, regional y local) para avanzar de manera firme hacia el cierre de brechas en el acceso a servicios básicos y con ello reducir la pobreza en el país, manifestó Paola Bustamante Suárez, titular del sector, al explicar los lineamientos que seguirá su gestión.
“Es importante ponernos metas, trabajar con transparencia y con rendición de cuentas a la ciudadanía. Ese es nuestro compromiso. Vamos a estar permanentemente en contacto con los ciudadanos, trabajando de la mano con los otros sectores, gobernadores y alcaldes. El ciudadano debe ser el centro del trabajo articulado para lograr el cierre de brechas”, indicó la ministra.
La titular del Midis señaló que existen poblaciones que no tienen los servicios básicos: agua segura, saneamiento, conectividad y energía eléctrica. “Con esos cuatro servicios, además de educación y salud, podemos ayudar al despegue de las familias”, manifestó en entrevista a una emisora de circulación nacional.
Señaló que se reunirá próximamente con los ministros de Vivienda, Construcción y Saneamiento (Carlos Bruce), Transportes y Comunicaciones (Edmer Trujillo), y Energía y Minas (Francisco Ísmodes) para analizar el diagnóstico que tiene el Midis de los servicios con los que cuenta cada distrito en las zonas rural y urbana.
“En el tema del agua clorada vamos a trabajar mucho. Es una prioridad y una deuda de la administración pública hacia los ciudadanos. En general –destacó Bustamante–, hemos acordado en el Consejo de Ministros que los sectores trabajaremos con metas conjuntas y en un marco de descentralización”, refirió.
Lucha contra la anemia
Bustamante destacó que el uso de agua segura (clorada), la lactancia materna, el lavado de manos y el suministro de gotas de sulfato ferroso que se entregan en centros de salud son puntos fundamentales para prevenir la anemia en los menores entre los 4 y 6 meses de vida. La más alta prevalencia de la enfermedad se da entre los niños y las niñas de 6 meses a 1 año y medio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *