Inkafarma se compromete a mantener Precios Solidarios en medicamentos para COVID durante toda la emergencia sanitaria

Desde que se decretó la pandemia de COVID -19 determinados productos como mascarillas y medicamentos como el paracetamol, la azitromicina y la hidroxicloriquina, han sufrido un enorme incremento en la demanda, a la vez que los proveedores nacionales e internacionales están teniendo problemas para cubrir las necesidades mundiales y han subido considerablemente sus precios.
Pese a este contexto, desde el mismo inicio de la pandemia, Inkafarma tomó la decisión de no incrementar los precios de los medicamentos utilizados para prevenir o tratar el COVID-19, pero no pudieron evitar que se agotara el stock de las presentaciones más económicas. “Estamos concentrando todos nuestros esfuerzos y energía para ampliar nuestro abanico de proveedores y tratar de garantizar que el mercado peruano no quede desabastecido. Pedimos por favor a todos los peruanos que no compren medicamentos que no necesitan para acapararlos, o para venderlos tres veces más caros en el mercado informal, porque son escasos y hay personas que realmente dependen de ellos” indicó Edmundo Yáñez, gerente general de Inkafarma.
La cadena de farmacias ha lanzado un compromiso a futuro por el cual, hasta el final de la emergencia sanitaria, se compromete a mantener los precios de los denominados “productos COVID” según detalla la siguiente tabla publicada en su web:
📷“Vamos a asumir el margen de diferencia y no vamos a trasladarlo al consumidor. Aunque muchos de estos medicamentos y productos han multiplicado su precio en los mercados internacionales, nuestro compromiso es que todo el peruano que lo necesite a nivel nacional pueda acceder a ellos a precios asequibles”, informó Yañez.
El ejecutivo alerta también contra los riesgos de la automedicación: “Algunos de estos medicamentos tienen efectos secundarios importantes y pueden ser perjudiciales para la salud si no están recomendados por un doctor, por eso es importante exigir que se presente la receta médica a la hora de la compra, sea física o digital, además de que el stock es limitado y tenemos que garantizar que llegan a quien realmente los necesita”.
Las cadenas de farmacias también han puesto un límite en la cantidad de mascarillas diarias que se pueden comprar para que todos puedan tener acceso y evitar el acaparamiento y la especulación de precios con este producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *