Diresa inicia re-abatización para evitar aparición de más zancudos

Mil 300 casas fueron abatizadas ayer por personal de la Diresa en el distrito de Castilla con el fin de evitar que en los depósitos donde las familias juntan agua se críe el zancudo aedes aegypti que transmite el dengue, la chikungunya y el zika.
Esta nueva acción de control focal le sucede a la fumigación con el fin de asegurar que el vector no vuelva a criarse en las casas, sobre todo en los sectores donde existe aún un índice aédico superior al permitido, es decir donde hay gran cantidad de larvas del zancudo en los recipientes.
Esta mañana se abatizaron mil 300 casas en el asentamiento humano Tacalá, labor que fue cumplida por 100 inspectores de la Diresa.
“Queremos asegurar que el zancudo no vuelva a criarse en las casas porque nuevamente vamos a tener contagio de la enfermedad. Aquí la población debe ser responsable: primero en abrir las puertas a la abatización, y segundo en eliminar todo criadero de zancudo como llantas, botellas, latas de conserva, baldes viejos, etcétera”, dijo Edwar Pozo, director de Inteligencia Sanitaria.
En esta oportunidad, la abatización del agua limpia se hace mediante el espolvoreo de un nuevo larvicida llamado piriproxifen que es más efectivo, no le cambia sabor al agua y, lo principal, que no deja que la larva se convierta en zancudo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *