Contraloría realizará investigación exhaustiva a inversión de nueva refinería de Talara

Se realizarán auditorías de cumplimiento y desempeño a dicho proyecto
Contraloría realizará investigación exhaustiva a inversión de nueva refinería de Talara
·Además, se emitirán servicios de control sobre impacto del COVID-19 en ejecución de obras
La Contraloría General de la República llevará a cabo una investigación exhaustiva sobre las inversiones realizadas en la nueva refinería de Talara de Petroperú, en la región Piura, y para ello se ejecutarán una auditoría de cumplimiento y otra de desempeño a la ejecución de las obras, con la finalidad de determinar si está justificado el aumento de dicha inversión, anunció el contralor general, Nelson Shack.
“La nueva refinería es casi 25 veces más grande que la que existía antes. La anterior tenía tres unidades de procesamiento y ahora hay 16. Esto va merecer una investigación exhaustiva no solo desde la perspectiva de una auditoría de cumplimiento sino también de desempeño que permita analizar la justificación de esta inversión. Es la inversión más grande que el Estado peruano ha hecho en las últimas décadas”, precisó.
Además manifestó que esta obra ha pasado por una serie de retrasos y complejidades debido a los efectos del COVID-19 y según los representantes de Petroperú, la nueva refinería empezará a operar en noviembre del 2021, mientras que el cierre del proceso y su liquidación se realizarán en setiembre del 2022.
“Si consideramos los costos financieros, porque hay toda una estructuración financiera para conseguir los recursos para poder llevar adelante esta megaobra, seguramente la inversión estará superando los US$ 5600 millones”, refirió.
Durante su visita de supervisión a las obras de construcción de la nueva refinería, funcionarios de Petroperú informaron que el avance integral de las obras es de 91.1%.
“Esta obra empezó con una primera aproximación por más de US$ 1300 millones y, hoy por hoy, debe estar costando alrededor de casi US$ 5000 millones”, manifestó. Dicho monto incluye US$ 300 millones que corresponden a costos originados por los efectos de la pandemia del COVID-19 en la ejecución de las obras.
“Desde ya hace muchos años atrás, la Contraloría viene desarrollando un control concurrente sobre la construcción de la refinería y vamos a continuar. Una vez que concluya la obra se realizarán los controles posteriores que sean necesarios”, adelantó.
Precisó que en lo que resta del año y durante el 2021 se realizarán nuevos informes de control concurrente al proyecto, además de una serie de visitas de los auditores de la Contraloría. “Una vez que la refinería entre en operación procederemos a realizar el control posterior respectivo porque es una obra muy grande que va a requerir una auditoría”, comentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.