Contraloría identifica situaciones adversas en trabajos de descolmatación del río Piura

La Contraloría General de la República identificó tres situaciones adversas que pondría en riesgo los trabajos de descolmatación del cauce del río Piura, en los sectores de Tambogrande, Curvan y Malingas, ubicado en la provincia y región Piura, dentro del plan de Reconstrucción con Cambios.
Los riesgos se encuentran plasmados en los Informes de Control Concurrente N° 002-2018-OCI-5741-CC y N° 003-2018-OCI-5741-CC, elaborados por la Subgerencia de Control Sector Agricultura y Ambiente, cuya finalidad de la intervención consistió en determinar si estas actividades se ejecutaron de conformidad con lo establecido en la Ley de Contrataciones del Estado.
Los documentos -que identifican y ponen en conocimiento estos hechos a Agro Rural, y que son necesarios considerar y superar por parte del ejecutor- se encuentran publicados en el portal institucional www.contraloria.gob.pe, con el propósito de transparentar a la ciudadanía los avances y el acompañamiento a los proyectos y obras que se ejecutan en el país.
Riesgos identificados: sector Tambogrande
No se habría exigido al contratista Consorcio Edsur la presentación oportuna de la ficha técnica de prevención parcial. Incluso, se habría aprobado dicha ficha después de vencido el plazo contractual (hasta el 3 de enero de este año), lo que posibilitó la adopción de las acciones previstas en el contrato, como penalidades. Adicionalmente, no se habría iniciado la actividad de descolmatación y eliminación hasta la primera quincena de febrero último.
No se habría cautelado que la carta fianza de fiel cumplimiento se encuentre vigente, pese a que el contratista no cumplió con sus obligaciones contractuales dentro del plazo establecido en el contrato (26 días calendario), lo que generó que la entidad se encuentre desprotegida ante cualquier controversia.
Riesgos identificados: sectores Curvan y Malingas
No se habría cautelado que el contratista cumpla con la presentación oportuna de la ficha técnica de prevención parcial, posibilitando la adopción de las acciones previstas en el contrato. Además, no se habría iniciado el servicio de descolmatación y eliminación al 15 de febrero de 2018.
De acuerdo con estos informes, estas situaciones afectarían el normal desarrollo de los trabajos programados y expondrían a la ciudadanía a inundaciones.
La Contraloría, a través de sus órganos de control, comparte oportunamente los riesgos identificados a los ejecutores producto de las intervenciones, con la finalidad de mejorar los procesos, garantizar la calidad de las obras y que las mismas sean en beneficio de la ciudadanía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *