Basta que una familia no tape sus depósitos para que todos estén expuestos al dengue

“Basta que solo una familia, de una manzana con cincuenta viviendas, no tape los depósitos donde guarda agua para que se ponga en riesgo la salud de todos. Es allí (en esa casa) donde se dan las condiciones para que el zancudo del dengue se reproduzca y contagie a todas las personas que habitan esa manzana”, afirmó hoy el director regional de Salud, César Morón Pastor.
De esta manera la autoridad regional ilustró el real riesgo al que exponen las familias que aún no adoptan las conductas saludables frente a las que sí lo hacen.
Estas conductas son sencillas: abatizar y tapar bien los recipientes donde se guarda agua limpia y eliminar los objetos en desuso (botellas, latas, chapas, juguetes viejos, etc.), que puedan almacenar agua de lluvia y convertirse en criaderos.
Según el director regional de Salud existe aún un 5 por ciento de la población que se resiste a adoptar estas medidas saludables. Por esa mala conducta es que se generan los brotes de dengue, además de las altas temperaturas y la falta de un buen sistema de abastecimiento de agua potable, que cada verano se presenta.
“Hemos comprobado que la falta de un buen servicio de dotación de agua está íntimamente asociado a la aparición de casos de dengue. Sencillamente porque la población duplica y hasta triplica los depósitos donde guarda agua y, muchas veces, lo hace en las peores condiciones; es decir, no abatiza y menos tapa los recipientes”, explicó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *