ADEX: Urge una política de desarrollo industrial

El presidente de la Asociación de Exportadores (ADEX), Juan Varilias Velásquez, expresó su preocupación no solo por el bajo crecimiento económico del país, sino también porque es desigual, en ese sentido, sugirió un cambio en la política de desarrollo industrial, considerando que es un sector generador de puestos de trabajo directos e indirectos.
Indicó que si bien es cierto, las grandes empresas -especialmente las mineras- aportan significativamente al PBI, también se debe considerar que la industria (sobre todo las mipymes) aportan al empleo y a la paz social.
“Los subsectores manufactureros exhiben cifras en azul después de 4 años de recesión, pero aún están muy lejos de sus valores máximos históricos. Por ejemplo, los despachos textiles están 30.4% por debajo de su mejor momento en el 2014, así como las prendas de vestir (-43%) y las confecciones de punto (-68%). Los aceites esenciales (-35%) y los productos de limpieza (-25%) también revelan una actividad muy mermada respecto al 2013”, explicó.
También se observa el traslado de empresas y líneas de producción a países vecinos que ofrecen mejores condiciones para invertir y crecer, sin embargo, en Perú aumenta el desempleo, la informalidad y la pobreza, tal como lo anunció el INEI hace unas semanas. La industria es la actividad más sensible ante la falta de competitividad, ámbito en el que Perú es desplazado por la industria asiática, su mano de obra más barata y tecnología de punta.
Zonas Económicas Especiales
Para Varilias, una alternativa del Estado para mejorar la competitividad es la creación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE), las cuales son espacios geográficos estratégicamente ubicados, con todas las condiciones que requieren las actividades productivas en las que Perú tiene ventajas comparativas.
Luego de aconsejar no hacer caso a los mitos generados por los resultados de las Zonas Especiales de Desarrollo que existen actualmente en el Perú, aclaró que el modelo de ZEE que plantea ADEX es muy diferente a las ZED existentes.
“En primer lugar está demostrado que los incentivos tributarios en sí mismos, no determinan el éxito de una zona especial. Lo más importante es su ubicación y el conjunto de ventajas competitivas que ofrece a las empresas que se instalen en ella. Por esta razón, es importante que la creación y administración de una ZEE esté en manos de inversionistas privados. Solo el que arriesga su capital en una ZEE es el más interesado de que funcione bien”, dijo.
En segundo lugar, continuó, es importante que las ZEE obedezcan a un objetivo económico claro. Por ejemplo, necesitamos impulsar la diversificación productiva, la sofisticación tecnológica de los productos y la exportación de servicios. Definidos los objetivos, el gobierno debe proveer los incentivos necesarios condicionados al logro de los objetivos planteados.
“También se requieren sistemas informáticos de avanzada para controlar meticulosamente el movimiento de mercancías que entran y salen de una ZEE, de esta forma se desterrará la sospecha de que es una ventana a la evasión y al contrabando”, dijo Varilias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *